Biografía Obras seleccionadas Exposiciones Publicaciones Prensa

Eduardo Cardozo

1965

El equilibrio entre la densidad poética y el refinamiento del lenguaje


Gerardo Mantero

 

Desde su aparición en el escenario de nuestras artes visuales en la década de los ochenta, la prolífera y diversa obra de Eduardo Cardozo —pintor, grabador, videógrafo— se caracteriza por el refinamiento del lenguaje. Sus creacionesexpresan climas sugerentes y envolventes que pautan su trabajo independientemente del medio elegido por el artista. Sus composiciones gozan de un equilibrio que nos permite ver el todo, más allá de los puntos de tensión que irrumpen como manchas, formas o accidentes, que dialogan con los espaciosque discurren entre ellas, como las notas de una melodía rítmica. Es así que la utilización de la mancha o lo matérico oficia de acontecimiento que logra concretar una estructura formal sólida, que nos incita a descubrir lo que se esboza, o se deja ver como una señal que nos guía por un entramado de significados a descubrir.
Al decir de John Berger:«Una línea, una zona de color, no es importante por registrar lo que uno ha visto, sino por lo que le llevará a seguir viendo»1,y esa sensación entre amable y atrapante que se tiene cuando se contemplan las telas de Cardozo, tiene que ver con la densidad poética que encierra su obra, que parece deambular entre lo subjetivo y lo concreto, entre la abstracción y la figuración, tensión que la resuelve en muchos casos con la evocación accidental de la observación de lo que lo rodea: «A mí me pasa cuandoaccidentalmente estás captando la realidad con todos los sentidos y se te aparece, en algunos casos, una imagen en todas sus dimensiones: con sus sonidos y sus olores. Porejemplo, me pongo a observar un níspero que tengo en casa que tiene una hamaca colgada, pero yo lo veo como el inicio de algo. En un momento estaba pintando y se me aparece el árbol con toda su nobleza, con toda su historia, la hamaca, el tronco que la sostiene, su vejez, el sonido que hacen sus hojas. Es lo más parecido a una aparición que uno puede experimentar»2. Y este recurrente estado de alerta de todos los sentidos lo llevó a titular su muestra en el MNAV (2012) Rauschen, que no tiene una traducción exacta del alemán, pero se puede interpretar como«murmullo que hacen las hojas en el bosque», ese movimiento constante que genera sonidos que no se sabe de dónde vienen. Y en esa serie en particular se respira música, la utilización de los ritmos y el movimiento que inunda la tela y evoca a uno de los maestros que influyóen su obra como lo es Paul Klee: «Toda estructura es movimiento, puesto que empieza en alguna parte y termina en otra; de la ideología se pasa a las formas, de allí al estilo, el cual es el criterio del concepto. El estilo expresa la posición del ser humano frente a las interrogantes de este mundo (estático) y del más allá (dinámico)»3.Una de las constantes del reconocido estilo de Cardozo tiene que ver con su paleta terrosa, con la recurrente aparición de azules, que recorre toda su obra pictórica, la particular ductilidad en la utilización del óleo, empastado en algunos casos, simulando aguadas en otros, dejando la huella de la espátula, a lo que se le suma su singular manera de trabajar la tela sin imprimación, dejando registros que simulan grabados o enigmáticas sombras. Sus telas ordenan un caos de sensaciones en donde se vislumbran paisajes oníricos, o se enfatiza en el protagonismo de las texturas como en sus recientes trabajos con arpilleras, logrando potenciar su contextura,desgarrándolao deshilachándola para lograr juegos de distintas profundidades y claroscuros, donde se resalta lo rústico del soporte o seatenúa su naturaleza con la utilización del yeso, intercalando la tensión de la tela herida con espacios quefuncionan como un calmo contrapunto, para que luego el color le dé unidad a la composición. En otras de sus series lo matérico se ve enriquecido con la incorporación dematerialescomo alambres, retazos de cerámicas, metal, acero, vidrios, o la imprimación de trozos de pared de su taller, huellas de elementos que resultan de la experimentación permanente de un artista que arriesga sin perder su estilo. Esta actitud lo ha llevado a incursionar en el video, la instalación, la escultura y el grabado,y esta vocación por expresarse utilizando distintas técnicas y fluctuando entre lo formal y lo conceptual tiene que ver con su formación.En el comienzo, en la Escuela Nacional de Bellas Artes (1990) con Ernesto Aroztegui, tapicista de reconocida trayectoria que impartía su magisterio a partir de una mirada abarcativa. Otro momento de significación en su derrotero formativo tuvo que ver con la invitación que recibió del artista conceptual Luis Camnitzer (1993) para asistir a un curso de grabado en Italia: «Cuando presento alguna propuesta yo siento que mi trabajo está en la vereda de enfrente de lo que él hace y a su vez me doy cuenta de que dejo una marca ineludible en lo que hago». Una de las características del consolidado lenguaje de Cardozoes que puede recorrer los distintos registros imprimiéndole a sus trabajos una fuerza enigmática sumadaa la acertada utilización de los recursos elegidos. Estos dos elementos estuvieron muy presentes cuando fue invitado por el Instituto Goethe en el marco de los eventos creados en el contexto de «Montevideo Capital Cultural de Iberoamericana» (1996), para un proyecto en compañía del artista alemán Johannes Pfeiffer: Los misterios se dan en la Estación Central de Ferrocarriles. Para la ocasión, Cardozo creó estructuras amorfas utilizandola arcilla que se corporizaba sobre un armazónde mimbre y paja, que, ubicadas en los abandonados vagones como testigos inasibles de un pasado oscuro que evocan la densidad dramática que trasmiten los grandes artistas alemanes, como Anselm Kiefer, Gerard Richter, o el mismo Joseph Boys,Cardozo crea atmósferas hipnóticas que disparan múltiples lecturas. Los procesos de búsqueda y concreción de un lenguaje determinado para un artista siempre son complejos y responden insoslayablemente a la singularidad humana. «Hacen falta muchos años de expresión para llegar a escribir con el sonido de su propia voz»4. En este momento de madurez en la obra de Cardozo conviven las reverberaciones de la historia de la pintura, a tal punto que ha realizado una reciente serie donde trabaja a partir de la imagen de sus artistas preferidos (Giotto, Fra Angélico, Piero della Francesca, Durero, Jan Van Eyck), en la incursión con la misma solvencia en la instalación efímera, el video, la escultura, el grabado, logrando una iconografía propia que también nos habla de su interpretación del arte contemporáneo, lejos de las modas y fiel a los dictados de una pulsión interior que se traduce en la integridad de un artista comprometido con su tiempo. 1John Berger (1926-2017). Escritor británico, crítico de arte, pintor. 2Fragmento de entrevista realizada para la revista La Pupila (2013). 3Texto extraído del libro Bosquejos Pedagógicos de Paul Klee. 4Fragmento de cita de André Malraux (1901-1976), novelista francés, ensayista, ministro de cultura en el gobierno de Charles de Gaulle.

Obras Seleccionadas

Exposiciones recientes

Munar Arte
Buenos Aires, Argentina, 2019

Prensa